Macri resiste a su primer año en el Gobierno con expectativas favorables

en

EFE | Cristina Terceiro | Buenos Aires, 5 dic. 2016

Casi un año después de la asunción de Mauricio Macri como presidente de Argentina, los analistas desgranan su gestión en un contexto de dificultades económicas y sociales, así como los retos que depara 2017, tras generar expectativas favorables y resistir con una opinión pública que empieza a ser adversa.

La popular “herencia recibida” del Gobierno kirchnerista (2003-2015) y una oratoria capaz de generar buenas sensaciones entre el electorado restó peso ante la realidad de que muchas medidas de Macri sean solo “anuncios sin materializar al 100 %” o que su opinión positiva esté actualmente “en retroceso”.

Pero sin un líder claro en la oposición, los especialistas coinciden en que la alianza gobernante Cambiemos, que asumió el 10 de diciembre de 2015, ha logrado “sobrevivir” y la sociedad argentina parece confiarles el futuro del país.

Ignacio Zuleta es uno de los periodistas que ha decidido analizar al detalle el ascenso del líder de Cambiemos a la Casa Rosada en un libro: “Macri confidencial”.

El autor describe a un hombre poderoso desde la cuna que, en su carrera presidencial, intenta acercarse al ciudadano corriente.

Un hombre con “un buen cerca y un mal lejos”, explicó a Efe Zuleta.

Lo dice porque su apariencia es la de alguien “tímido”, a veces “dubitativo” y también “audaz”, aunque quienes lo conocen saben que es “afable” y comprensivo.

El trabajo del analista pone foco en la “estrategia” detrás del proyecto político que comenzó a gestarse en 2013 y que en diciembre pasado convirtió a Mauricio Macri en el flamante presidente de la República Argentina.

“Muchos años frecuentando” al nuevo inquilino de la Casa Rosada y numerosas “conversaciones de trasfondo buscando relatos, explicaciones y reflexiones” avalan a Zuleta para desgranar los pactos, planes y amenazas que permiten entender Cambiemos.

img_4324

El mandatario supo eclipsar una buena parte de los votos no peronistas y el descontento con la gestión de la exmandataria Cristina Fernández (2007-2015), hizo el resto.

Ya en el poder, Macri escapó de un gabinete de estrellas y “supo elegir a su gente”, la misma que ahora gestiona los 21 ministerios que funcionan en el país austral.

“Es un Gobierno armado en un ‘casting’ donde ha buscado a tipos de confianza, eficientes y de prestigio”, agregó Zuleta sobre un Ejecutivo que, además, en un contexto complicado y una famosa “herencia recibida” catastrófica, se propuso un programa que “ha estado cumpliendo”.

Se refiere a la liberación del tipo de cambio, el cierre del conflicto con los acreedores de deuda externa que tenía al país fuera del mercado de crédito o al nuevo reparto de impuestos en la coparticipación federal, entre otras.

Y lo más importante, “ha logrado subsistir”, aseguró Zuleta, recordando que el de Macri es un Gobierno en minoría con buena parte de la Cámara baja de diputados en contra.

Destaca, por otra parte, “la torpeza administrativa y con altísimo costo político” que supuso el aumento de las tarifas de gas, luz o transporte público, entre otros.

También algunas “banderas incumplidas”, como bajar la inflación o crear más empleo.

Pese a todo, “la sociedad argentina de hoy parece confiar el futuro a Cambiemos”, que tiene a su favor “el enorme desprestigio del peronismo de la era Kirchner, cuya gestión está rodeada por la sombra de la corrupción.

En una Argentina “que sigue siendo la perla de la región”, otro consultor, Mario Riorda, explicó a Efe que sin un “competidor” en la posición, solo un drástico revés en la economía local podría precipitar que Cambiemos “pierda opciones en los comicios” legislativos de 2017.

En su libro, ‘Cambiando. El eterno comienzo de la argentina’, el escritor visibiliza una cuestión “transversal” a todos los gobiernos democráticos del país: climas de opinión que se repiten a lo largo del tiempo, siempre proclamando la reinvención del territorio austral.

“Cambiemos está dando en la tecla respecto a las formas”, algo que se reclama al Ejecutivo anterior y que está brindando algo de “consenso social” para el analista.

Uno de los grandes lemas de campaña del partido y que, amparado por la “resignificación del pasado reciente de modo negativo”, genera al jefe del Estado una “capacidad de aguante” ante la sociedad muy alta pese a tener un contexto “delicado” e incluso “recesivo” en materia económica.

Para el consultor, “el gran déficit” de este Gobierno es el escaso número de políticas públicas de alta visibilidad que realizó y que hoy “básicamente son anuncios a futuro”.

Por eso Riorda le califica como “un gran generador de expectativas”, algo que el tiempo corrige y que ya empieza a lastrar la luna de miel macrista.

No obstante, aunque en estos meses los sondeos parecían serle favorables al jefe de Estado y su gestión, una encuesta difundida este domingo por el diario Clarín y realizada por la consultora Management & Fit reveló que ahora el 43,1 % de los argentinos considera que la gestión realizada por Mauricio Macri fue negativa o muy negativa.

Según ese mismo informe, solo el 25,9 % la ve positiva, y más de la mitad de la población (51,6 %) cree que el mandatario no está cumpliendo sus promesas de campaña.

La encuesta señaló además que, en la comparación entre este año y lo que los argentinos esperan del próximo, el optimismo crece ya que para el 38,6 % el segundo año de Gobierno “será mejor que el primero” frente al 31,9 % que espera que sea peor y el 15,4 % que anticipa que no habrá diferencias.

Llevan solo un año en el poder, pero según los expertos, la historia argentina ya guarda un lugar “preponderante” para Cambiemos: “ser la primera coalición democrática de derechas” que logra gobernar el país.


Publicado en:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *